domingo, 17 de julio de 2011

ODP: Los Elementos Esenciales de la Oratoria

Una de las formas comunicativas del ser humano en la que predomina el uso del lenguaje oral es precisamente la oratoria.

Su sistematización y sublimidad primigenia se cultivó en los ámbitos religiosos: A dios, el que fuera, de acuerdo a las múltiples culturas, había que dirigirse con temor y respeto para alabarle y agradecerle (E), hablarle sobre los problemas humanos de urgencia (R) y pedirle ayuda para afrontarlos (A). Asimismo, todo el mensaje debía ser adornado con bellas expresiones para lograr ser escuchado por el ser supremo, evitar su ira y ser favorecido con su providencia.

Mas, la oratoria, como todo, ha evolucionado con los sistemas que el ser humano ha ido creando en el tiempo.

Actualmente, la oratoria es la disciplina teórica y aplicada que estudia las técnicas y procedimientos para la construcción y pronunciación de discursos emotivos, convincentes, persuasivos y estéticos.

Por un lado, es teórica porque se fundamenta en los aportes de las diversas ciencias en general y, en particular, de las ciencias del lenguaje y de la comunicación. Y por otro lado, es aplicada porque aporta estrategias concretas para comunicarse mejor. Y esto implica analizar y comprender el proceso básico.

El proceso oratorio tiene tres elementos esenciales, es decir, que no podríamos hablar de oratoria si faltará uno de ellos en una situación concreta, por eso son esenciales, le dan unidad e integridad. Estos elementos constituyen la Tríada ODP.

O: El orador es la persona que pronuncia un discurso frente a un público.

D: El discurso oral es el razonamiento que expresa el orador a través de palabras habladas en torno a una situación, tema o problema en un contexto concreto.

P: El público es el conjunto de personas que escuchan al orador.

La oratoria es una herramienta de comunicación y como tal puede ser usada con múltiples propósitos que la pueden enaltecer como envilecer. La oratoria no es responsable en sí de los problemas que generan la mentira y las promesas incumplidas; pero el propósito del acto humano sí, este siempre entrañará una valoración moral. 

3 comentarios:

  1. Me parece muy bueno!!,...este articulo y a la vez tambien es muy interesante!!!

    ResponderEliminar